Utopías

“La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para que sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar.”

(Eduardo Galeano)

Vivimos todos con los pies adheridos a un cuadro de 30×30 centímetros que nos da una sola, una única perspectiva. Nadie se salva de sus diez centímetros personales de ceguera. Podríamos hacer tantas dicotomías: Los que tienen piernas y los que no. Los que nacieron en una familia privilegiada y los que no. Los que han visto el suicidio de un padre y los que no. Los que han sufrido un ataque de ácido y los que no. Los que tuvieron padres toda la vida y los que no. Los que se enamoran del sexo opuesto y los que no. Los que creen en un Dios que les cuida y los que no. Los que piensan que hacer el amor es la neta y los que no. Los que aman Starbucks y los que no. Los que comen aguacate y los que no… Perspectivas. Son todas distintas perspectivas. ¿Dónde paramos? Pero es de hecho observar y respetar ese contraste de vidas lo que nos ha hecho avanzar -aunque sea a pasos lentos- como humanidad:

Que logremos todos reconocer que la mayor parte del tiempo lo mejor que podemos hacer los unos por los otros es escucharnos, abrazarnos y aprender de los que viven afuera de nuestro micro-mundo de 30×30; que los haya todos y que a ninguno nos dé por pontificar sobre nuestra forma de vida como única válida y verdadera, como superior…

Es esa la utopía con la que sueño yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s