Despertares.

Me ha dado por pensar que, después de todo, a mí me gustan mis pesadillas, porque despierto de ellas sólo para darme cuenta de que son eso: construcciones imaginarias, efímeras, irreales; collages de miedos pasados que no supe dónde enterrar. Mas no descripciones de mi biografía – ni de la escrita hasta hoy, ni de la que me esperará. Les he tomado gusto desde que me he dado cuenta de que en cuanto despierto, puedo comprobar una vez y otra más que estoy a salvo y que muy distinta es mi realidad. Pero cómo serán de frágiles y contradictorias estas amigas mías que desde que les he dado la bienvenida, más esporádica se ha vuelto su visita y más tenue su insistencia por quedarse a vivir entre las paredes donde se desenvuelve la historia donde yo resulto ser la heroína que las disipa una a una con su espada de valor y de libertad.

Me ha dado por pensar que si les sirvo unas galletitas y una taza de té, un día partirán para no volver más.

Nunca, nunca más.

sueño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s